La recepción de Góngora entre los historiadores españoles del siglo XVII

  • Muriel Elvira Université Paris-Sorbonne

Resumen

Entre los primeros admiradores de la poesía de Góngora figuran numerosos historiadores. Algunos participaron activamente en la defensa de Góngora y firmaron pareceres o comentarios, contribuyendo así a autorizar la poesía gongorina; otros no se comprometieron tan públicamente, pero figuran entre los lectores más entusiastas de Góngora, como lo muestran las fugaces menciones del “cisne del Betis” y las citas de sus versos en medio de tratados o libros históricos. Rastreo en este artículo algunas de estas huellas poco conocidas de la recepción de Góngora entre los historiadores y trato de analizar algunas características comunes de su manera de leer y comentar los poemas gongorinos.Me centro en una serie de tratados históricos que dialogan entre sí y oponen por una parte a dos historiadores cordobeses (el Padre Martín de Roa y Díaz de Rivas) y por otra parte a un sevillano (Rodrigo Caro) escoltado de un aragonés (Andrés de Uztarroz), en una polémica historiográfica que aborda dos cuestiones independientes entre sí, pero artificialmente entrelazadas en función de intereses estratégicos: ¿cuál de las modernas ciudades andaluzas fue cabeza de la antigua Bética? y ¿cuál fue la patria de san Lorenzo? Góngora dista de ser un tema central en esta doble polémica, pero es citado con admiración por todos, convocado de manera inesperada como autoridad para explicar monedas, inscripciones y realidades geográficas, y, por supuesto, también es instrumentalizado, a veces con cierta mala fe.

Publicado
2018-11-30